Aricia tiene 11 años cuando viaja a Terramar. Es costumbre que todas las futuras reinas pasen un tiempo en cada uno de los reinos.
Sin embargo, Maisiri, su madre, fue a Terramar cuando ya había cumplido los quince. Por eso, para Aricia, e incluso para sus hermanas, viajar a las profundidades de la ciudad sumergida puede ser un verdadero trauma. Además, su madre está a punto de dar a luz a sus hermanitas gemelas.

Suerte que la niña tiene un carácter jovial, y que estará acompañada por su primo Mekko, el hijo de la reina Seiri de Terramar, mitad sirénido y mitad humano.

Allí conocerán a Temor, el guardián de Mekko y a Hazaña, que se encargará de la seguridad de la joven princesa.

Es allí, en Terramar, cuando se entere del golpe de estado que desbancará a la reina Maisiri y que hará que tengan que huir, aunque no todos se salvarán.