Hediondo es el troll que dirige la explotación de la Laguna o el Lago Negro. Hay quien le llama de una u otra forma.

La Laguna Negra se encuentra en Etherea, y es digamos “un pozo negro” donde desembocan todos los desperdicios de la ciudad. Aquellos que salen de las tuberías de las alcantarillas, pero también hay una zona donde los animales muertos que no son utilizados se entierran. Aprovechan para cultivar sus frutas y hortalizas, pues el poblado de Hediondo es vegetariano en su mayor parte, aunque cazan pequeños animales de vez en cuando.

La reina Maisiri llegó a un acuerdo con el pueblo de Hediondo para que recogieran los desperdicios, los secaran y después los vendieran como abono a cualquier interesado. A cambio, no habría ataques de trolls a humanos o  a otras razas que habían pactado con ellos.

Es uno de los llamados “troll tristes”. Se les llama así a aquellos que son más inteligentes que los otros trolls, y por ello no suelen juguetear en el fango como los que apenas son más inteligentes que un animal. Suelen ser los gobernantes de las poblaciones y en general suelen ser respetados y admirados. El aspecto físico es similar de todos: grandes, casi el doble de alto que un humano de tamaño medio, con cabeza y nariz bulbosa, con verrugas y poco pelo en la cabeza, pero sí en otras zonas.

Las mujeres son igual de altas pero sí conservan el cabello en la cabeza. Todos suelen vestirse muy toscamente, con pieles y telas sencillas, aunque los “trolls tristes” llevan vestiduras más elegantes que realmente no les favorecen.

La esposa de Hediondo falleció al nacer su pequeña Rasguño. Cuando nacen los trolls, son tan grandes que suelen provocar la muerte de las madres. Es raro encontrar una familia con más de un hijo. Lo pasan tan mal que deciden no volver a procrear. Por eso la población ha disminuido trágicamente.

Hediondo desea crear una forma por la que las hembras de su especie sobrevivan al parto. De momento, han conseguido no estar en guerra con el resto de las especies, excepto por algunos individuos sueltos, que se ofrecen como mercenarios,  y aquellos que pactan con Isla Niebla.

Por otra parte están los trolls del mar, recluidos en una cueva por decisión propia y por una larga historia, que habla de traición al rey de Terramar. No tienen un gobernante que les haya levado por el buen camino como los trolls de Etherea o los de Solterra. Incluso hay un pequeño grupo en Llanura Arbórea que están realizando altos estudios para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.

Han construido habitaciones en las cuevas, ventiladas y con sencillos muebles, pero duermen, viven y comen muy higiénicamente. Incluso consiguieron que un hada del bosque les ayudara en el último parto de su querida hermana Reseña, que dio a luz dos hermosas niñas con un resultado feliz. Las tres están bien y creciendo sanamente.

Lo único que quiere Hediondo, haya la reina que haya, es que su poblado viva tranquilo sin que nadie les moleste, y que aumente su población.